HISTORIAS DE CLIENTES RED DE AGENCIAS   ÚNETE A NUESTRO EQUIPO EDUCACIÓN FINANCIERA
Créditos que contribuyen al desarrollo de personas y comunidades FUBODE cuenta con una amplia red de Agencias Si deseas ser parte de nuestro equipo descarga el formulario y envíanolos Si te interesa la capacitación en Educación Financiera, contáctanos
 

Irineo Huayllani, comunario de Qaqachaca dedicado a la comercialización de llamas

Actualmente en Bolivia, el consumo de carne de llama se está incrementando, debido al alto contenido proteico y su bajo contenido en grasas, y cada vez existe mayor demanda en la compra y venta de llamas, ello favorece a las familias dedicadas a esta actividad, la mayoría de pueblos indígenas del Altiplano.Irineo Huayllani, comunario de Qaqachaca dedicado a la comercialización de llamas

 

Irineo Huayllani, comunario de Qaqachaca dedicado a la comercialización de llamas

Actualmente en Bolivia, el consumo de carne de llama se está incrementando, debido al alto contenido proteico y su bajo contenido en grasas, y cada vez existe mayor demanda en la compra y venta de llamas, ello favorece a las familias dedicadas a esta actividad, la mayoría de pueblos indígenas del Altiplano.

Irineo Huayllani es originario de la comunidad de Livichuco, parte del territorio Qaqachaca, que se halla a 120 Km de Oruro, él al igual que muchos de su comunidad, se dedica a la crianza de llamas.

Debido a un accidente, el padre de Irineo quedó inválido, por ese motivo desde que se casó tuvo que traer consigo a su casa, a sus padres y hermano menor para poder ayudarlos.

Saúl, el hermano menor de Irineo (de 9 años), asiste a la escuela junto a los hijos de Irineo. Por ese motivo sus hijos viven en Challapata.

“Desde que mi papá no camina, yo he tenido que ayudarles con algunas cosas, pero ellos también me ayudan cuidando a mis hijos, porque yo tengo que ir más allá de Livichuco a pastear las llamas.”(Irineo Huayllani)

Irineo conoció FUBODE a través de uno de sus tíos, de esa manera él se animó y se hizo acreedor de 10.000 Bs., monto con el cual compró 30 llamas.

Similar a todos los de su comunidad, Irineo aprovechará la temporada de otoño para salir a los cerros a domesticar a sus llamas, luego de dos meses retornará y empezará a vender las llamas más grandes.

De acuerdo a las costumbres de su comunidad, los hombres de la familia se dedican a la domesticación y venta de llamas, y las esposas se dedican a tejer mantos y aguayos (mantillas cuadradas), y luego, juntos acuden al mercado de Challapata o de Oruro para comercializar sus productos y ganado camélido.

El sueño de Irineo a corto plazo, es empezar a construir una casita más grande, donde sus hijos vivan más cómodos, y además ayudarles a estudiar.

“Yo estoy trabajando para hacer construir una casita más grande, y también para ayudar estudiar a mis hijos y mi hermano.”(Irineo Huayllani)