HISTORIAS DE CLIENTES RED DE AGENCIAS   ÚNETE A NUESTRO EQUIPO EDUCACIÓN FINANCIERA
Créditos que contribuyen al desarrollo de personas y comunidades FUBODE cuenta con una amplia red de Agencias Si deseas ser parte de nuestro equipo descarga el formulario y envíanolos Si te interesa la capacitación en Educación Financiera, contáctanos
 

Marlen Ari: Quiero que mis hermanos estudien

En Bolivia 2 de cada 10 estudiantes en el nivel inicial dejan la escuela, y 3 de cada 10 jóvenes abandonan los estudios en la secundaria. Entre las principales causas de la deserción escolar se halla: los escasos recursos económicos de los padres; población marginada de los servicios básicos como agua potable, transporte y saneamiento básico; la creciente población de desempleados y sin duda el inmenso grupo de gente que vive con salarios mínimos, quienes se ven obligados a incorporar a sus hijos a temprana edad en la cadena productiva.

 

Marlen Ari: Quiero que mis hermanos estudien

En Bolivia 2 de cada 10 estudiantes en el nivel inicial dejan la escuela, y 3 de cada 10 jóvenes abandonan los estudios en la secundaria. Entre las principales causas de la deserción escolar se halla: los escasos recursos económicos de los padres; población marginada de los servicios básicos como agua potable, transporte y saneamiento básico; la creciente población de desempleados y sin duda el inmenso grupo de gente que vive con salarios mínimos, quienes se ven obligados a incorporar a sus hijos a temprana edad en la cadena productiva.

Marlen Ari, de 22 años de edad, es cliente de FUBODE desde hace un año. Al igual que varios jóvenes de su comunidad ella sólo estudio hasta tercero de primaria, debido a que sus padres no tenían lo suficiente para comprar material y otros requerimientos de la escuela, Marlen y sus hermanos abandonaron sus estudios cuando apenas iniciaban.

“Yo quería estudiar, pero mis papás necesitaban ayuda, por eso dejé la escuela y me puse también a trabajar junto con mi familia”, indica Marlen.

Marlen es la segunda hija de nueve hermanos: el mayor es Nelson de 24 años – quien ya cuenta con su propia familia – luego le sigue Marlen, Elizabeth de 20 años, José Luis de 17 años, María Elena de 15 años, Wilber de 12 años, Giovani de 11 años, Analía de 8 años y Daniel de 4 años. De todos ellos actualmente sólo 2 continúan estudiando: María Elena y Giovani, a quienes Marlen está apoyando a través de su negocio.

Marlen empezó vendiendo refrescos, luego solicitó un crédito a FUBODE de 2000 Bs. (280 dólares americanos), monto con el cual compró mayor material de trabajo para mejorar su negocio de venta de refrescos y quinua. Actualmente con los ingresos que obtiene de su negocio está contribuyendo a mejorar la alimentación de sus hermanos y ayuda a dos de ellos a que continúen estudiando.

“Me gusta la escuela, y como mi hermana me ayuda, yo trato de aprovechar para mejorar”, indica tímidamente María Elena.

Hasta hace unos 10 años, en Bolivia las escuelas estaban sólo en las áreas urbanas, lo que dificultó que varios niños y jóvenes puedan culminar sus estudios, por esta razón la población de varias comunidades sólo cuenta con la educación básica.

Hoy FUBODE tiene más de 30.000 clientes, el 56% se halla en área rural, de ellos el 73% son mujeres, quienes al igual que Marlen, poseen actividades productivas que les generan ingresos, con los cuales contribuyen al bienestar de sus familias.